SELECCIÓN MEXICANA: CALIFICÓ A SU OCTAVO MUNDIAL CONSECUTIVO

«Nos vamos al Mundial» el grito más sonado en el Azteca esta noche, los jugadores reunidos en el mediocampo mientras sus familias esperaban con ansiedad el acceso a la cancha para correr a celebrar con sus esposos, papás, hermanos e hijos.

De fondo los mariachis ambientando el escenario de celebración que para ese momento una de las tribunas ya estaba llena de serpentinas tricolores adornando ese sector del estadio.

Junto a las familias llegaron marcos con la leyenda: «Nos vamos a Qatar» para la foto del recuerdo de los jugadores con sus familias, sin embargo, ya con el terreno de juego inundado de personas, el tumulto se descontroló y comenzaron las selfies y abrazos entre todos.

Los festejos se alargaron 40 minutos más después del silbatazo final, los niños corrían cerca de una de las porterías, las señoras se juntaban en pequeños grupos y se abrazaban, algunos de los jugadores que ya se habían quitado los zapatos se acercaban a saludar a los aficionados que seguían en la tribuna, hasta que los elementos de seguridad empezaron a arrinconar y desalojar poco a poco a todos.

1